Detener la relación conflictiva con la comida. Por la psicóloga Lilia Alzas

La alimentación y las emociones están estrechamente relacionadas y no debemos olvidar que somos seres emocionales, qué hay algo más allá de nuestro cuerpo físico. En el artículo de hoy te presento a Lilia Alzas, psicóloga de la alimentación que dedica su vida a ayudar a que las personas hagan las paces con la comida y mejoren la relación que tienen con los alimentos.

Detener la relación conflictiva con la comida. Por Lilia Alzas

¿Sabías que somos la única especie en el planeta Tierra que tiene problemas con la comida y con el peso? Nosotros y los animales domesticados, a los que hemos obligado también a desconectar con su instinto, somos los únicos con ese problema.

Los animales salvajes, en cambio, comen su comida favorita en el momento que quieren y tan seguido como desean sin tener sobre peso. Si un mono que tiene hambre, se encontrase con una gran cantidad de frutos secos, comería hasta saciarse para después emprender su camino. En cambio, si una persona tiene delante, un plato de papas fritas o de pastelillos, probablemente pararía hasta acabárselos a pesar de sentirse saciado. ¿Por qué?

 

El 50% de la humanidad ha desarrollado sobre peso, ¿Será que nuestra inteligencia es la razón de nuestra ignorancia cuando de escuchar a nuestro cuerpo se trata? ¿Por qué nosotros necesitamos nutriólogos que nos digan cómo y cuánto comer? Los animales saben instintivamente cuándo parar y qué no comer.

Estoy convencida de que todos los obstáculos que existen en torno a la relación que tenemos con la comida, están en un solo lugar: la mente. Esto, nos dice que en realidad, la solución para sanar la relación con la comida y con nuestro cuerpo no se trata de tener más y más información, sino de ampliar nuestra consciencia, es decir, de contactar con nosotros, con nuestro cuerpo, con nuestro instinto. Con la consciencia ampliada, es fácil cambiar nuestras pensamientos, es decir, reprogramar nuestra mente y por lo tanto nuestra conducta. No se puede cambiar o regular algo de lo que no somos conscientes.

Nos han enseñado desde pequeños a regular emociones a través de la comida. Estas emociones provienen de nuestros pensamientos, es decir, de nuestra mente. Por ejemplo, cuando de niños teníamos un berrinche, nuestra madre nos daba una galleta con el objetivo de que paráramos, cuando íbamos al doctor y tu comportamiento era bueno, al final de la consulta, te daba una paleta de caramelo por tu buena conducta. Estos condicionamientos se quedaron en nuestra mente y cuando somos adultos, por obviedad, seguimos regulando emociones a través de la comida, porque en realidad no sabemos otra forma de hacerlo.

Ampliar tu consciencia y reprogramar la mente es toda una aventura hacia tu interior, que te llevará a muchos descubrimientos de ti mismo y de la manera en cómo interpretas el mundo.

Este trabajo, tiene descubrimientos y consecuencias en la relación con la comida y con tu cuerpo de manera totalmente natural. No existen las restricciones, culpas,  miedos,  fobias, ni ataduras. Te reencontrarás con esa parte instintiva que reside en tu interior, y que actúa desde el amor y agradecimiento a tu cuerpo y a ti mismo. Aprenderás a nutrirte en todos los aspectos, no solo el orgánico.

Aquí te dejo algunas recomendaciones para empezar a practicar la alimentación consciente:

  1. Repite diario: La comida no es el enemigo. La comida es vida, es una herramienta que te permite contactar con tu cuerpo, que te brinda bienestar, energía, salud, tranquilidad y cosas positivas. ¡Hónrala!
  2. Repite diario: El hambre no es el enemigo. El hambre es un aviso fisiológico de tu cuerpo de que necesita nutrientes, no es malo tener hambre, es natural. Bríndate lo que necesitas, tu cuerpo necesita comida real.¡Hónrala y respétala!
  3. Diferencia hambre orgánica de hambre emocional. No siempre lo que llamamos hambre física lo es, muchas veces tenemos otro tipo de vacíos que queremos llenar con comida, detéctalos y empieza a llenarlos, no los ignores.Detente un minuto para analizar qué tipo de hambre tienes. Esto requiere práctica, no te preocupes si a la primera no lo puedes hacer:

4. Alimenta tu hambre emocional. Date el tiempo para pensar que necesitas para estar satisfecho en la vida, si no tienes idea, empieza con los valores y necesidades universales. Recuerda que es tu responsabilidad satisfacer estas necesidades, no lo dejes como una responsabilidad externa (de los demás o del entorno): Amor, sentido de pertenencia, realización, creatividad, propósito, seguridad.

¿Qué puedes hacer desde hoy para alimentar las áreas de tu vida que están desnutridas?

Articulo escrito por Lilia Alzas. Psicóloga de la alimentación

web: www.liliaalzas.cominstagramfacebook

 Espero que este artículo que nos brinda Lilia, como experta en psicología de la alimentación, te haya resultado de ayuda. Somos mucho más que un cuerpo físico y conseguir entendernos como una totalidad, nos puede resultar de mucha utilidad para  manejar nuestra realidad de un modo más global y eficaz.

 

La alimentación debe ser algo positivo para nosotros como individuos y debemos trabajar para ver a los alimentos como un regalo hacia nuestro cuerpo y no como castigos, premios, compensación o privación.

EBOOK GRATIS:

5 Claves para una cocina saludable

Subscribete aquí y descargate este ebook ya!

El ebook  '5 claves para una cocina saludable' pretende dar a conocer los secretos de una cocina saludable a modo de resumen, sin datos contradictorios y con pautas prácticas que puedas aplicar en tu cocina diaria sin ningún problema.

¿Que te ha parecido el artículo?

Ayúdanos a mejorar el blog, valoramos tu opinion!
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

¡Comienza hoy tu formación Online!

Únete a esta comunidad y aprende de forma fácil y rápida.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *