10 tips para sobrevivir a una cuarentena

Estamos en momento de estar encerrados, de que el mundo se pare para protegernos entre todos, sin embargo, a veces la privación de libertad por largos periodos de tiempo, nos puede llevar a crisis de ansiedad, tristeza, depresión o enfado.

Yo como viajero permanente, en ocasiones he sufrido diferentes tipos de encierro que han causado en mi diferentes crisis, pero te doy mi palabra de honor que hay algunos trucos que pueden hacer de la cuarentena algo positivo y enriquecedor. Hay que tener disciplina y estar muy presente, pero si consigues poner en práctica estos consejos estoy seguro que el proceso será mucho mejor.

Tips para un pasar con éxito un encierro:


1. Fija una rutina lo más estricta posible. Tanto si estás trabajando 100% en casa o si eres una persona que trabaja fuera (hospitales, supermercados, transportes etc.), lo cierto es que vivirás el encierro de un modo u otro: No podemos salir a tomar un café, ir al gimnasio o dar una vuelta con amigos. Si además trabajas desde casa o no trabajas, puedes transformar tu vida en lo que llamo domingo permanente. Tener la sensación de que no ha pasado nada a lo largo del día y saber que estás tirando el tiempo. Esto genera ansiedad y tristeza, por ello, lo que debes plantearte con rigurosidad son tus horarios. Mucho mejor si lo escribes en un cuadrante o incluso te pones alarmas para marcar el tiempo de cada cosa. Sé que puede sonar muy riguroso o propio de un colegio o del ejercito, pero funcionara muy bien para que cumplas horarios y objetivos. Por ejemplo:

– 9.00 Me despierto – 9.30 hago algo de ejercicio – 10.00 Ducha -11.00 me pongo a trabajar o estudiar -13.00 comida etc.

2. No pierdas tu cuidado personal. Sé que es tentador, levantarse y permanecer en pijama en el sofá, pero esto hará que no hagas un corte entre el día y la noche. Dúchate cada día y vístete como si fueras a salir a trabajar normalmente. Es de vital importancia este punto. Te parecerá absurdo vestirte para estar en casa, pero créeme, es muy importante porque el pijama tiene una serie de vinculaciones a nuestros recuerdos y emociones que nos llevará al ocio y la inactividad.

Oblígate a ducharte, peinarte, vestirte, perfumarte y hacer esas cosas que sí haces en tu día a día. Esto no quiere decir que no podamos estar con ropa cómoda en casa, quiere decir que no puedes usar solo el pijama o que lleves 15 días la misma ropa.

3. Limita el tiempo de ocio. Recuerda que en tu vida real, no ves 7 películas al día, por tanto, no lo hagas ahora, porque cuando lleves 5 días en modo tele, tu sensación interior de pérdida de tiempo no va a ser buena. Ponte horarios para informarte (el exceso de información es peligroso) y también para ver cine o series. Eso sí, puedes diferenciar los días, por ejemplo, de lunes a viernes puedes ver una película a las 21.00h pero los fines de semana puedes alargar el tiempo de ocio. De esta forma harás que cada día también sea diferente y los fines de semana sean también especiales.

4. Rellena el tiempo extra. Ahora tu tiempo se multiplica, sin embargo, puede parecer que los días son más cortos porque no pasa nada en ellos. En mi caso saco un tiempo extra siempre para leer y para formación. Por ejemplo, puedes realizar cursos online, aprender idiomas, lecturas etc. Todo marcado y pautado con un tiempo de inicio y de fin.

5. Mantén tus contactos sociales. El aislamiento es uno de los castigos más potentes para un ser humano, no es casual que cuando alguien tiene que pagar alguna pena con la sociedad lo haga en una prisión. Hoy en día las tecnologías nos lo ponen fácil. Realiza llamadas y videollamadas con tus amistades y familiares. No te limites a ese contacto más directo con el que hablas diariamente, sino que también contacta con esas personas con las que compartes tiempo y ahora no tenéis tanta proximidad. Una buen idea es que en ese tiempo que has marcado de ocio tomes un café con alguien: De 17.00 a 18.00 tomaré un café con un amigo mediante videollamada, y allí estaréis dos personas hablando cara a cara y con una bebida en vuestras manos.

6. Sal una vez al día. Esto puede ser porque tengas terraza, patio o jardín. Aunque pueda parecer contradictorio el encierro nos puede encerrar aún más y que acabes hasta sin abrir las ventanas para airear la habitación. Oblígate a «salir» estando un tiempo con el aire del exterior.

7. Controla las comidas. Sé por experiencia que pasar varios días encerrado en casa te puede transformar en el monstruo de las galletas: Ponte limites. No es el hambre lo que hace que comas ahora, es el aburrimiento, la ansiedad y un montón de ruido en tu cabeza que te va a llevar a comer mucho y de forma desordenada. Proponte hacer todo con orden y horarios establecidos que te limite el consumo constante de comida. No soy futurólogo pero en cuanto termine el encierro, el virus no será un problema, la obesidad provocada quizás sí. Una media de 3 kilos extra por semana puede ser el resultado de un encierro mal planificado. Muévete y come de forma ordenada (y controlada).

Un buen truco que yo uso es preparar infusiones. Estoy frente al ordenador y necesito levantarme e ir a la cocina a preparar algo, y antes de ponerme en plan repostero de master chef y comerme lo más grande, preparo y bebo alguna infusión. De esta forma esta ansiedad por aburrimiento queda bloqueada.

Es importante establecer las horas en las que vas hacer las comidas y no picar entre horas, elimina esto como posibilidad.

8. Mantén el orden en el sueño. Levántate siempre a la misma hora para evitar trasnochar mucho y levantarte tarde. Intenta no desajustar las horas de sueño porque esto será el principal enemigo de mantener una rutina. En estos casos donde los horarios pueden volverse muy flexibles, podemos caer en la trampa de descontrolar los horarios. Fija una hora para despertar en tu despertador.

9. No te mantengas tumbado. Esto puede parecer muy raro, pero podemos tender a estar en posición horizontal todo el día. Ir de la cama al sofá, y es que en realidad podemos leer, trabajar y ver tele tumbados. Esto no es una buena idea. Si estamos tumbados la mayor parte del tiempo, esto hará que tengas sensación de desidia, de desgana. Levántate, trabaja con el ordenador sentado en una mesa, come sentado, haz ejercicios de pie, lee sentado y no tumbado etc. Intenta estar el menor tiempo posible tumbado.

10 Mantén la positividad y haz ejercicio. Puede que tu cabeza no esté acostumbrada a estar tanto tiempo parada, o mejor dicho activa, porque en el ritmo frenético en el que estamos diariamente, no nos da tiempo a pensar. Ahora que paras, puede que haya demasiado ruido dentro. Disfruta de los silencios, de la calma y de la quietud porque son una bendición. Pasamos la vida queriendo reducir el ritmo, así que ahora que las circunstancias nos obligan, aprovéchalo!

Además, intenta no hacer vida sedentaria, integra algunos ejercicios físicos para no oxidarnos. Esto depende de tu actividad física en situación normal, puede que tengas que hacer tu entrenamiento en casa o que si no entrenabas, debas de hacer 4 ejercicios básicos. Pero muévete una vez al día y en una hora fija.

Espero que estos consejos te sirvan de ayuda, y hagan de esta experiencia algo más sobrellevable. Te doy mi palabra que podemos transformarlo en algo muy positivo y transformacional.

Desde mi lugar de encierro te mando un millón de abrazos y la mejor de las energías.

EBOOK GRATIS:

5 Claves para una cocina saludable

Subscribete aquí y descargate este ebook ya!

El ebook  '5 claves para una cocina saludable' pretende dar a conocer los secretos de una cocina saludable a modo de resumen, sin datos contradictorios y con pautas prácticas que puedas aplicar en tu cocina diaria sin ningún problema.

¿Que te ha parecido el artículo?

Ayúdanos a mejorar el blog, valoramos tu opinion!
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

¡Comienza hoy tu formación Online!

Únete a esta comunidad y aprende de forma fácil y rápida.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *